• Envío gratuito
  • Garantía Total 2 años
  • 14 días de Devolución

Atención al cliente: Horario de Lunes a Viernes de 9 a 19h

910 052 736
0

Relikua

Sofás y mascotas

Una mascota es un fiel compañero que nos regala muchísimos momentos inolvidables aportando calor y cariño a un hogar. Al fin y al cabo una mascota desde que entra por la puerta de casa se convierten en un integrante más de la familia.  La mascota requiere de muchísimas horas de descanso  y dependiendo de cómo la eduquemos podremos evitar que descansen en según qué sitios.

Permitir que nuestra mascota descanse en nuestro sofá ocasionará la aparición de pelos, manchas y arañazos. Estas son cuestiones que podremos evitar si somos precavidos y sabemos cómo actuar desde el principio.

 


Gato en sofa

 

Lo primordial para poder evitar que la mascota suba a según qué sitios es enseñándole correctamente donde puede y donde no. Resultará más sencillo educar a nuestra mascota al principio que tratar de educarla después de que haya adquirido sus hábitos. Esto no quita que podamos permitirle subir donde decidamos y así poder compartir momentos con él. Una de las soluciones que os dejamos es permitirle subir a un lado del sofá empleando una toalla, para que asocie la toalla al lugar donde se le permite estar. Con este método conseguiremos que la mascota no entre en contacto el tejido del sofá. Una vez se ensucie la toalla solo tendremos que echarla a lavar.


Otra solución es cepillar el pelo de nuestra mascota con asiduidad. Realizando esta acción periódicamente evitaremos que nuestra mascota pierda  pelo y lo agradeceremos porque se ensuciara menos la casa en general. Además cepillar el pelo de nuestra mascota además de mantenerla limpia, evita la aparición de nudos y es bueno para conservar bien el pelo y la piel de nuestra mascota.

También es aconsejable lavar nuestra mascota y dejarla limpia ya que cepillarla no va a evitar que está se ensucie. Hay mascotas que no les gusta que se las bañe. En caso de que te sea imposible lavar a tu mascota existen unas toallitas húmedas  que dan muy buen resultado sobre todo para cuando tengamos que limpiar a felinos. Podemos aprovechar cuando es un perro para lavarlo en el jardín cuando haga buen tiempo y cuando el tiempo no acompañe hacerlo en la ducha con agua templada. Muy importante secar bien a nuestra mascota después de lavarla para que está no pase frió. 

Os dejamos unos consejos para cuando aun habiéndolo hecho todo correctamente nos encontramos con manchas, pelos o arañazos en el tejido de nuestro sofá.

 

Manchas producidas por la mascota

En caso de ser manchas de saliva sobre un tejido de tela producirá marcas anilladas. La saliva contiene proteínas por lo que deben de quitarse lo antes posible. Evitaremos el agua caliente ya que de esta forma solo conseguiremos adherir más la mancha al tejido. Para eliminar la mancha aplicaremos aerosol o en su defecto  una barra de pre tratamiento sobre la mancha e introducir el tejido en agua fría durante una hora. Después escurriremos la tela, le añadiremos sobre la mancha dos cucharadas de detergente líquido (30 mililitro) y le realizaremos un ciclo de lavado común. 


En caso de que la mancha se produzca sobre piel podremos limpiarla empleando agua y jabón neutro con un paño. Frotaremos sobre la zona sin presionar en exceso y realizando movimientos circulares. Acto seguido secaremos con un paño limpio y seco.


En caso de que la mancha se produzca por suciedad producidas por las patas del animal, podrá limpiarse con un trapo húmedo siempre que la tela no sea de las que se destiñen al mojarse. En caso de que el tejido sea en piel emplearemos agua y jabón neutro con un trapo suave y limpio. Cuando la mancha haya desaparecido secaremos con un paño seco.

 

Pelos de la mascota

Los pelos pueden ser un pequeño dolor de cabeza. Dependiendo del animal, la época del año y otras cuestiones estos podrán dejar más o menos cantidad. En el caso de que nuestro sofá sea de tela y desenfundable es bueno lavarlo en primer lugar. Una vez lo hayamos lavado y este seco podemos pasarle un cepillo de goma para eliminar los pelos que aun permanezcan en el tejido.


Si el sofá es de piel bastará con pasar la aspiradora para eliminarlos o en su defecto sacudir el sofá con un trapo removiendo los cojines ya que suelen acumularse debajo de estos y en las esquinas.

 

Arañazos

Los arañazos en tela no suelen tener mucha problemática pero en cambio, si se producen en piel, puede ser más complicado repararlo. En caso de necesitarlo os dejo un enlace que os será de gran utilidad, "Cómo reparar un sofá de piel

 

Sin más, me despido hasta la semana que viene con nuevos consejos sobre el mundo de la decoración.

 

 

Escríbenos


Contacta con nosotros:
hola@relikua.com

Llámanos


Tel. +34 910 052 736
L-V de 9.00 a 19.00h

Gastos de envío


Gastos de envío gratuitos

Devoluciones


Tienes 14 días para devolver tu compra